miércoles, 21 de noviembre de 2012

Reseña de Cuatro Latas

Cuatro Latas es un artista indieloco -puedes encontrar su página en nuestra sección de Bandas indielocas- que ha autoproducido su primer disco. Ya os hablábamos de su LP en este post, y hoy volvemos a hacerlo, esta vez en forma de reseña, analizando el disco en cuestión.

En primer lugar, debemos hablar de lo que Jose Botella se ha currado la presentación del disco. Un sobre con las palabras CUATRO LATAS escritas en letras de imprenta y el dibujo del clásico cuatro latas (el coche, se entiende). Por detrás, el sello que certifica que está hecho a mano y el número de copia del disco, así como el contenido del sobre y una "foto-sello" de Cuatro Latas.
Dentro del sobre nos encontramos con el CD en sí, una fotografía rollo polaroid (en cada sobre hay una foto diferente), el cancionero con las letras de las canciones y una pequeña chapa. Un envoltorio y acompañamiento al CD de lo más curioso y bien pensado. ¡Merece un aplauso!

Ahora sí, vayamos a lo que nos toca: la música.

El disco empieza con Fenómeno compuesto, un tema que nos lleva música y casi literalmente a un sueño del autor. Es una canción de importantes guitarras acústicas, de tono algo melancólico; un viaje bucólico que nos desnuda y sonroja.

Vicio mantiene el mismo estilo que la primera canción, pero es un tema diferente que, personalmente, me recuerda a Pereza y a la forma de hacer música de Rubén y Leiva, pero más alternativa y melancólica. Una letra de un día a día en una pareja. Sencilla y efectiva.

El siguiente tema me ha descolocado. Las luces de la feria es un tema eléctrico, con acordes que pueden recordarnos un estilo más house. Pero es solo una ilusión, pues sigue siendo un tema con el toque característico de Cuatro Latas. Es un tema más ligero y menos melancólico que los anteriores en la tonalidad, pero cuya letra habla de malos recuerdos que no se soportan. Es uno de mis favoritos.

Mundo paralelo es más tranquila, una canción de aspecto misscaffeinero que seguro que os gusta. Tiene un toque especial lento y acústico que anima a otra escucha. 

Otra de mis favoritas es Megapixels, especialmente por la letra. Es una canción que se queja de este mundo en el que estamos todos conectados con los móviles sin dejar de sonar, fotos para Facebook, Instagram y cámaras web. Además de la letra, es que es una canción muy dulce, con punteos deliciosos de guitarra sobre una base acústica.
Como decías ser y Bonie and Clyde son dos canciones hermanas, con melodías lentas y guitarras acompañadas por teclados.

Una de las canciones más movidas es Razón, una reflexión que te invita a pensar si estás en el lugar en el que tienes que estar. Tiene un corte más pop y es muy guay.

El fantasma es otra canción de mechero en los conciertos. Este tema es la confirmación de que Cuatro Latas es un disco trabajado, hermético, firme.

Mi humanidad es otro tema de melodías más movidas, un canto a la libertad que se torna en un canto al amor y a los recuerdos. Es el tema "papapara" del disco. Brillante la guitarra solista.

El disco se despide con una Balada triste, con el que es quizás el tema más oscuro del disco. Es una canción lenta, que afirma que "comer solo no está tan mal, no está nada mal". Nos encontramos, una vez más, una canción al recuerdo de una relación que ya no existe. En este caso las guitarras parece que quedan a un lado hasta el final de la canción, donde tienen una mayor relevancia terminando el disco en una especie de subida a la cima, de llegada a la meta.

Tras tres escuchas del disco creo que puedo decir que este es un disco intimista y de exploración interior. Jose Botella ha ahondado en sus pensamientos para crear unas canciones sinceras, directas y sin adornos. Un disco variado, predominantemente acústico y con un estilo muy personal. Escuchadlo, que os lo dejamos aquí abajo.

Reacciones:

1 indielocos han comentado: