miércoles, 12 de marzo de 2014

Reseña de "Routine", de Moontrap

Los chicos de Moontrap, una banda que nació en Madrid en 2012 tras la llegada de Harry Smyth, la incorporación que los otros cuatro miembros del grupo (Alberto Chinchilla, Manuel Navas, Rodrigo Guadián y Alberto Diego) estaban buscando para completar una formación que no terminaba de encajar. Desde entonces empezaron a componer y a fijar una línea del grupo, reafinando su estilo, experimentando, hasta empezar a girar por las salas de la capital a principios 2013. 
En octubre de 2013 se metieron en el estudio para grabar el que es su primer EP, Routine, un demo de cuatro canciones que esboza muy bien el estilo de Moontrap. Grabado en los Westline Studios de Juan Blas (Nothink, Minor Empires), este demo es la carta de presentación de Moontrap y su primer ensayo experimental de la apuesta musical. Con Routine como punto de partida, el grupo se impulsa desde entonces por los escenarios de la capital y alrededores para transmitir su esencia al público y evolucionando como entidad musical. 
Analicemos ahora los cuatro temas.

Backbone empieza con un estilo muy post-punk, sonando con una armonía de hardcore melódico, con estribillos potentes y un puente más suave. Durante toda la canción llama la atención la potente voz de Harry Smyth, que encaja justamente por no ser la voz gutural que solemos encontrar en los estribillos de canciones de estilos parecidos. Tiene un final muy emocionante, casi extremo.
Empieza un bajo al que se le suman la guitarra y la batería en AITIT, hasta que entra la voz, más animada que en Backbone. Guitarras y bajo juguetean en las estrofas, haciendo una armonía que nos lleva al estribillo, donde todo se pone patas arriba. Un puente con un interesante solo de guitarra nos acerca al último estribillo, que acaba de forma perfecta.
Empieza la batería de Go Quietly y se suma el bajo, cuidadosamente. Luego entran las guitarras, sin molestar, despacio. La voz se hace hueco, una voz de rock dejado, una voz que recuerda a grupos de hard rock de los 80 y 90. El estribillo se convierte en un lamento de puro post-punk, con la guitarra acompañando a la voz. Tiene una parte instrumental impresionante. Go Quietly es la canción más larga del disco y, sin embargo, deja con ganas de más. 
A Fatal Dance of Hearts and Minds, el último tema, es una canción genial, en la que las estrofas tienen esa voz rockera grave y los estribillos cambian a una voz más aguda, más intensa, más de hardcore melódico. Una mezcla genial que, con una batería súper potente y unos puentes en los que los instrumentos tienen un diálogo musical, hacen de ésta una canción digna de todas las alabanzas. Creo que es mi favorita del demo.

En general, Routine es un conjunto de canciones potentes, con un estilo muy definido, que se acerca al hardcore melódico, un post-punk atrevido, muy enérgico y que se sostiene solo. Esperamos que Moontrap graben un disco completo, porque con estas cuatro canciones, nos dejan con ganas de más.



Además, Moontrap estarán presentando el demo en Madrid en la sala El Perro De La Parte De Atrás Del Coche el sábado 22 de marzo.

¡Un saludo!

Reacciones:

0 indielocos han comentado: