jueves, 13 de septiembre de 2012

Entrevista a Ambros Chapel

Ya os hablamos de Ambros Chapel hace unos días y hoy os traemos una entrevista que nos han concedido.

¿Desde hace cuánto tiempo tocáis juntos?
Foto de AMBROS CHAPEL
La andadura del grupo se inició en 2006. Durante estos años ha habido diferentes componentes dentro de la formación hasta los cuatro actuales. Pablo y Alfred son los únicos componentes que están desde el principio.

¿Cómo definiríais vuestro estilo musical?
Como música pop con un poco de rock, matices oscuros y sonoridad elegante.

El estilo de música que interpretáis es de clara influencia a los grupos indies, pero se nota un toque rock, ¿cuáles son vuestras influencias más directas?
Pues tenemos varias y muy eclécticas influencias. Nuestros gustos van desde Bowie, The Cure, hasta Stevie Wonder, la música clásica, krautrock, etc. Todo ello, de forma inconsciente, se mezcla en la coctelera Ambros.

El título del nuevo disco, Constants are changing, ¿que significado tiene?
Proviene de un tema de Boards of Canada. A Pablo le gustó, lo propuso y nos pareció muy interesante. Además con el tiempo hemos visto que es adecuado a la coyuntura que vivimos. 

¿Cuánto tiempo habéis tardado en grabar el disco?
Más o menos una semana y media contando grabación y mezcla. A eso hay que sumarle el mastering que suele llevar una semana. El diseño y la maquetación siempre es lo que más tarda, aunque todo el proceso no pasa de los dos meses. 

¿Por qué habéis trabajado con el mismo ingeniero?
Porque nos conoce bastante bien desde que grabamos con él Rome, nuestro primer disco, y porque creíamos que las canciones necesitaban el mismo tratamiento pero mejorado. Dando una vuelta de tuerca a los temas. Hemos intentado llevar el sonido y los arreglos más lejos. 

¿Cómo os están sentando a nivel de grupo todas las buenas críticas de vuestros trabajos?
Bueno, siempre es de agradecer que valoren tu trabajo y si las opiniones son buenas y constructivas, pues mucho mejor. Además para nosotros es sorprendente encontrarte que tu música gusta de esa manera, ya que las canciones que componemos sólo tienen como filtro nuestro propio criterio. No hacemos canciones pensando en el oyente o en el tipo de reacción hacia ellas. Las canciones nos tienen que gustar primero a nosotros, y somos muy críticos con nosotros mismos. 

Habladnos un poco del desarrollo de creación del disco. Tenemos entendido que sois muy meticulosos. No sabemos hasta que punto lo sois tanto en el local de ensayo como luego, a posteriori, en el estudio de grabación, durante el proceso de mezclas o en el de masterización.
Primero lo que hacemos, una vez que nos planteamos hacer un disco, es grabar también una demo previa con todos los temas nuevos. Así podemos descartar y añadir arreglos a las canciones durante un tiempo de ensayos. Una vez lo tenemos claro, elegimos estudio y grabamos por pistas los temas. Cuando entramos a grabar, ya lo llevamos todo muy claro. Qué suena y qué no. Aunque hay arreglos que surgen de las horas de estudio o incluso en las mezclas.
En el local de ensayo trabajamos las canciones de forma muy meticulosa, haciéndolas sonar como queremos. Si nos convencen en el local y en el escenario, acabarán en el disco.

¿Se han gestado en el local? ¿Dónde han surgido estas canciones?
Unas canciones surgen del propio ensayo, de una idea, un fraseo, un ritmo y otras las trae Pablo, que es el compositor principal. Algunas canciones están bastante terminadas, con lo cual sólo añadimos nuestra manera de ejecutarlas, de enfocarlas con nuestro instrumento, u otras un poco esbozadas y nosotros las terminamos de perfilar. 

¿Hay alguna temática particular?
La verdad es que no. Pablo compone inspirándose en la música, de ahí surge la letra. La propia música de la canción le evoca el tema del cual escribe. 

¿Y el amor destructivo o autodestructivo, menos romántico y más real, sigue apareciendo en vuestros temas?
Forma parte de todos nosotros, por lo tanto creemos que sí. Somos un poco melodramáticos en nuestra visión del amor y tal vez los temas se inspiren en ese tipo de vivencias. De todas maneras nuestros temas no son sólo dramáticos, los hay de todo tipo. 

Desde vuestras demos se ha podido observar en vuestra música un intento por explorar nuevos sonidos, y ya en Rome (el primer disco del 2009) había voluntad de conseguir un sonido propio. Sin embargo, se os sigue encasillando como una banda post-punk; ¿cómo lleváis esto de las etiquetas? ¿Os molesta que os encasillen?
Las etiquetas son cosa de los críticos o los oyentes, así es más fácil colocar a un grupo en una escena o parcela. No nos molestan las etiquetas, aunque creemos que en nuestras canciones hay muchos más matices que los que muchas veces comentan. Es un halago que en algunos medios nos hayan dicho que tenemos un sonido propio, que se nos reconoce. Aún así, lo principal para nosotros es hacer los temas que nos gustan manteniendo una calidad y superando lo hecho anteriormente.

El peso de los teclados del disco parece importante para vosotros. Tenéis un teclista, no como otras bandas de rock, ¿es así?
Si, creemos que es una parte fundamental de nuestro sonido y lo caracteriza. Los matices del teclado pocas veces se pueden igualar con otra guitarra. Es un sonido especial que aunque lo han tenido muchos grupos, en años anteriores se había despreciado un poco.

¿Cómo os movéis por los escenarios? ¿Os sentís más identificados con los conciertos o con vuestro local de ensayo? ¿Os sentís cómodos con lo que os transmite vuestro público? ¿Dónde soñáis con tocar?
Para nosotros los conciertos son fundamentales. No hemos dejado de tocar desde que se formó el grupo. Con los directos se avanza muchísimo más musicalmente. El trabajo del local de ensayo es muy importante y básico a la hora de elaborar el sonido, pero la plasmación en directo de las canciones es un paso adelante que hace madurar a la banda y redondear su propuesta.
El público nos ha tratado generalmente bien. Aunque hay muchas veces que no son partidarios de este tipo de música, pero valoran el esfuerzo y la puesta en escena. Hay escenarios muy acogedores y otros menos, es normal, depende del sitio y el momento.
Nos gustaría tocar en cualquier sitio donde no hayamos tocado.

Suponemos que no tenéis ni idea, ¿pero creéis que cambiaréis de sonido en futuros discos o haréis más o menos siempre lo mismo?
No creemos que hagamos lo mismo siempre, porque nos aburre repetir fórmulas. Queremos crecer y descubrir nuevos sonidos y matices. Nos gusta explorar nuevos territorios, por lo que creemos que aunque la base sea reconocible, porque somos nosotros los que tocamos, habrá sorpresas y nuevos caminos. 

¡Muchas gracias!

Reacciones:

1 indielocos han comentado: