miércoles, 25 de febrero de 2015

Reseña de "Dedicado y con afecto", de Oscar Hoyos!

Dedicado y con afecto es el título del primer disco en solitario de Oscar Hoyos!, el que fuera batería de la banda de pop rock Jaula de Grillos. Ya os hemos adelantado en esta web los temas Siento hacerte llorar, Pienso en positivo y Un lugar al que nunca fui, que fueron saliendo poco a poco a lo largo de los últimos meses del 2013 y en el 2014. La grabación del disco ha sido un proceso lento y cuidado del que se ha encargado Ignacio Madero. El disco alterna electrónica, pop y punk con el estilo característico de Oscar Hoyos! y su característica voz en una amalgama de temas que no constituyen un disco cualquiera. Con el disco en nuestras manos, os dejamos una reseña completa, canción a canción, como acostumbramos a hacer con los discos que más nos interesan.

El disco lo abre el piano en Ángel de carmín, al que pronto se unen sonidos electrónicos de rollo dubstep. Y entonces entra la preciosa voz de Oscar. Y la canción se convierte en un himno inclasificable, un tema que se deja escuchar solo, y que mola por su variedad: electrónica, pop, dubstep y hasta sonido hardcore. Fijaos en la letra, una triste historia que os tocará el corazón. Menuda forma de empezar.

¿Dónde están? es una preciosa canción melódica, que tampoco se queda corta en la experimentación. Un tema con una letra de lo más intensa, con un sonido electrónico y calmado que, no sé por qué, la hacen una de mis canciones favoritas del disco. 

Y llega Siento hacerte llorar, un tema de amor en toda regla, de esos que llegan al alma. El brutal trabajo de la electrónica de Ignacio Madero se demuestra de nuevo en este tema en el que los sonidos electrónicos nos llevan a lugares mágicos tras la voz de Oscar. Una canción con sonidos que pueden extrañar, y es que no han querido dejar de experimentar en todo el disco y esta canción no se ha quedado sin su dosis de magia experimental. Escuchar cosas así le hacen a uno seguir apostando por esta clase de proyectos 100% independientes. Que les jodan a las grandes discográficas. Nosotros nos quedamos con Oscar.

El siguiente tema da nombre al disco y vuelve con el piano a manos de Jaime Zelada y la voz de Oscar haciendo otra canción de esas que es difícil olvidar. Si hemos dicho que este disco está lleno de electrónica, este es el tema que confirma la norma. No necesitamos más que un piano como acompañamiento para que Oscar se luzca en este tema que tanto significa. Y es que Oscar Hoyos! se abre en canal en cada una de las canciones para contarnos sus vivencias, sus sentimientos, su forma de pensar. En esta lo hace de forma visceral, dedicándosela a sus seguidores.

En La conexión se nos abre la vista hacia un problema que tiene muy poca visibilidad en España. Un tema en el que al piano acompañan tambores y platillos, formando una canción de arrepentimiento hacia el consumo de productos animales. Y es que esta canción es un himno al veganismo. el tema termina con una explicación narrada que nos pone en situación. Una canción puede servir para enseñar, una canción puede servir para abrir los ojos. Esta lo hace. Es hora de hacer la conexión.

Un lugar al que nunca fui viene acompañada con un videoclip (que podéis ver aquí). Toda una canción de amor, con este estilo alternativo que Oscar está consiguiendo en todo el disco. Y es que no se trata de una canción de amor al uso, así como tampoco lo es su instrumentalización.

Otra de mis favoritas es Pienso en positivOH!, un tema que comienza con un fragmento de la película THX 1138, de George Lucas, y que supone una invitación a pensar en positivo, a ser feliz de una forma diferente. Se trata de nuevo del punto de vista de Oscar Hoyos!, un punto de vista en contra de las drogas de consumo (alcohol, tabaco, etc.), la publicidad, el consumismo, las apariencias... Esta es una canción de lo más motivadora, con una electrónica de lo más potente y un resultado espectacular.

El disco termina con '98, una canción diferente a todo lo que hemos escuchado en el resto del disco. Un auténtico tema punk rock, con las guitarras de Sergio Serradilla, de Everlyn; David Mangado, de Long Way To Knoville y Sad Man Said, al bajo; y las voces de Marcos Escoriza, de Kiss The Enemy y No Children, y de Noel Campillo, de No Way Out. De las baterías se encarga, como no podía ser de otra manera, el propio Oscar. Y esta es una canción de esas que no puedes dejar de tararear, esos temas punk rock que tanto de moda estaban en la década pasada y que ya nada se escuchan. Hacía falta volver a mirar al pasado y hacer un tema así. Es una canción a la amistad y al recuerdo de quien ya no está con nosotros. Una forma perfecta de terminar un disco tan difícil de clasificar, donde predomina la electrónica pero que no es nada convencional.

En conclusión podemos decir que este disco es una obra maestra de la música alternativa, un trabajo diferente a todo lo demás y cargado de letras emotivas que no te dejarán indiferente. Una indielocura en toda regla. Podéis escucharlo aquí debajo en el reproductor de Spotify o comprarlo en formato físico en CD haciendo clic aquí.




Reacciones:

0 indielocos han comentado: