domingo, 19 de mayo de 2013

Sobre el desastre español en Eurovisión 2013

En primer lugar, os advierto de que éste es un artículo de opinión y que podéis estar en desacuerdo. No voy a contar lo que todos sabemos, sino mi punto de vista de por qué España ha afrontado tan mal Eurovisión este año. Por hablar de este año y no despotricar de los anteriores.

Creo que uno de los fallos más graves es haber llevado a Eurovisión a un grupo con una fama consolidada. ¿Cuántos años llevan escuchándose canciones de El Sueño de Morfeo en las radios españolas? Mi opinión es que la participación española debería haber sido de un artista emergente. ¿Por qué? Primero, porque Eurovisión es un escaparate a toda España, pero sobre todo porque es un arma de doble filo. Si va bien, el artista/grupo español que participa, consigue cierto renombre que puede utilizar a su favor en el mercado musical nacional. En cambio, si va mal (como ha sido el caso, que casi me habría gustado más que España quedara en última posición que en penúltima), es sólo un intento perdido. El artista se va a su casa y nadie se acuerda de él, ni de lo bueno ni de lo malo.

¿Qué ocurre en el caso de lo que ha pasado este año? Que el grupo que nos representaba tiene fama y renombre a nivel nacional. Y quedar en penúltima posición no es nada bueno para ellos. Saldrán mucho en prensa por la ridícula posición que han obtenido, perderán seguidores (aunque los más adeptos seguirán "con ellos hasta el final") y sobre todo, El Sueño de Morfeo será recordado como el grupo que representó a España en Eurovisión 2013 quedando en penúltimo lugar. Un desastre.

No quiero hablar de la actuación. Tampoco enrollarme mucho más. Sólo que, desde mi punto de vista, habría sido más prudente buscar un grupo poco conocido que nos representara. Y mirad que hay bandas y bandas emergentes que hacen muy buena música en el panorama actual. Cualquiera de ellas, aun quedando en penúltima posición, me habría dejado mejor sabor de boca. Porque, "bueno, por lo menos no son conocidos", "es que están empezando"...

Que El Sueño de Morfeo haya quedado en segundo lugar por la cola me da mucho que pensar. Porque el resto de las actuaciones fueron en general bastante malas. Digo en general, porque hubo algunas interesantes. Grecia, por ejemplo, buscó atraer al público con una actuación divertida y llena de alegría y optimismo. Azerbaiyán, con el hombre aquél metido en la caja de cristal fue muy original. Original también fue la actuación que representó a Rumanía, con un hombre con una voz muy especial que a todos llamó la atención y que quedó justo en la mitad de la clasificación. Las voces femeninas de Dinamarca y Noruega, por ejemplo, tuvieron el éxito merecido porque derrochaban mucho talento. El resto dejaron bastante que desear. 

Termino diciendo que creo que la actuación española fue sosa, con la voz de Raquel temblando de los nervios y un mal playback de Juan y David. En serio, podrían haberlo hecho mucho mejor.

Redacción: Quike D-B

Reacciones:

1 indielocos han comentado: