viernes, 10 de junio de 2016

Reseña de "Bienvenido Mr. Hyde", de Jorge Valverde

Puede tener poco sentido que os reseñemos un disco publicado en 2014, pero cuando algo llega a nuestros oídos y merece la pena ser escuchado sentimos la necesidad de enseñároslo para que vosotros lo disfrutéis también. Este es el caso de Bienvenido Mr. Hyde, el segundo disco del cantautor madrileño Jorge Valverde, que hemos escuchado recientemente y nos ha dejado una sensación estupenda. Y es que Jorge Valverde hace un rock particular, a veces cercano al pop o al folk, en canciones que llegan hasta lo más hondo y donde podemos fácilmente sentirnos reflejados. Veamos detalladamente cada canción de este disco, grabado en Rock Palace Estudio y producido por Andreu Muntaner.

El primero de estos nueve temas es Mi universo, una maravillosa puesta en escena con un rock marcado, lento, visceral, que se vuelve enérgico y con muchísima potencia en el estribillo a mitad de canción, antes de un puente de tranquilidad, transmitiendo qué alberga su universo. Un tema que termina de forma épica con ese estribillo a la soledad, unas brillantes guitarras y el riff inicial.

Suena El límite y nos encontramos ante un evidente cambio. Un sonido diferente, más cercano al pop, donde nos sorprende la colaboración de Andreu Muntaner, y con una carga social importante: "aquí, en el límite, aquí, en la realidad, los desheredados vamos a parar el mundo y reiniciar", repite el estribillo.

El rock más macarra viene con El silencio, uno de mis temas favoritos del disco, con una guitarra solista impresionante y un buen rollo que hace que queramos escuchar más.

La guitarra solista nos marca el camino al comienzo de Nube gris, un tema de corte crudo y afilado en el que Valverde cuenta con la colaboración de Alba Rico, que presta su preciosa voz. Una auténtica balada rock que no os dejará indiferentes.

Gato perdido es un tema pop-rock donde la guitarra vuelve a ser protagonista, en el que nos empapamos de una historia de amor que termina, con un estribillo pegadizo y que puede ser también uno de los favoritos del disco de cualquier oyente.

La calma viene de nuevo con Días raros, una balada rock con la colaboración de Marta Flich. Este es un tema que una vez que lo escuchas ya no lo olvidas. Ese estribillo es un himno que consigue traspasar los límites del cerebro para quedarse ahí para siempre.

El rock vuelve a surgir con fuerza en Para bien o para mal, un tema que quizá se queda flojo, a pesar de ser una canción con un concepto musical muy bien tratado. Es una canción con muchísimo potencial que, creo, no llega a verse del todo en el disco (a excepción de la magnífica representación de genialidad del solo de guitarra con el que termina la canción).

Paisajes en la oscuridad nos trae la versión más "cantautoresca" de Jorge Valverde y logra transmitir presencia y fortaleza.

El disco termina con Bienvenido Mr. Hyde, tema que da nombre al álbum y se posiciona en la parte más oscura del mismo. Cargada de potencia y templada por el chelo, esta canción nos muestra la bipolaridad, las dos partes que encontramos a lo largo de todo el disco. Un tema muy bien elegido para dar final al disco.

En definitiva, si os gusta escuchar un disco con matices y buen trabajo, Bienvenido Mr. Hyde es un acierto seguro. Os dejamos aquí el videoclip de El límite y, debajo, el disco en Spotify.



Reacciones:

0 indielocos han comentado: